Autora: Mari Carmen L√≥pez Palomo, Eduardo Ortu√Īo Pampin.

Descripción del lugar

En pleno corazón del Parque natural de los montes de Málaga, junto al arroyo de los Frailes existe un lugar increíble, con tanta historia a sus espaldas que se dice que José Bonaparte, amigo de la familia propietaria, pisó este lugar en sus días de visita a Málaga. Nos referimos al Lagar de Jotrón.

Informe JotronLagar de Jotron 2016-03-25 (3)
Fig. 1. Lagar de Jotr√≥n. Fotograf√≠a Eduardo Ortu√Īo.

El lagar de Jotrón

Antes de centrarnos en la historia de este importante lagar, hoy en estado de ruina, tenemos que resaltar que no se conoce con certeza a qu√© distrito exacto pertenec√≠a Jotr√≥n. Ya que seg√ļn la divisi√≥n administrativa eclesi√°stica era un pago agr√≠cola en los Montes de M√°laga que pertenec√≠a al distrito rural de la parroquia de Santiago, fundada a fines del siglo XV por los Reyes Cat√≥licos. Pero en otra documentaci√≥n se la incluye en el pago de Chaperas y Lomillas.

Dentro de este terreno, se edifica la hacienda conocida como lagar de Jotr√≥n, el cual se encuentra levantado en la ladera de una loma. Es uno de los primeros modelos de lagares de residencia veraniega de la burgues√≠a comercial malague√Īa.

Informe JotronLagar de Jotron 2016-03-25 (1)
Fig. 2. Ubicaci√≥n del paraje donde el lagar de Jotr√≥n se ubica. Fotograf√≠a Eduardo Ortu√Īo.

Desconocemos el a√Īo que fue construido con exactitud, pero los estudios del inventario y el testamento de Maury, uno de sus primeros propietarios m√°s importantes conocidos, determinan que por la informaci√≥n que se tiene de la compra de las dem√°s fincas r√ļsticas, oscila sobre el a√Īo 1790.

Arquitectura de Jotron

En los montes de M√°laga podemos decir que nos encontramos con dos tipos de lagares:

  • Los lagares m√°s rudimentarios:¬†

Ofrecen una arquitectura funcional, y fueron construidos para atender las necesidades del cultivo y transformaci√≥n de la vid. Se le puede definir como obras de arquitectura popular por nula utilizaci√≥n de planos previos, ya que se puede observar en la mayor√≠a de estos, que hay una gran cantidad de elementos yuxtapuestos, seg√ļn las necesidades del momento. Los materiales con los que se encuentran construidos, son aquellos que se pod√≠an obtener de los propios alrededores.

  • Luego nos encontramos con los del tipo de Jotr√≥n:

Pertenece a las explotaciones de mayor tama√Īo. Estas eran propiedad de burgueses, lo cual produce que los lagares sean m√°s elaborados y sigan el modelo b√°sico y cl√°sico, que consiste en la construcci√≥n de la casa bloque y la casa patio realizada en las haciendas m√°s grandes o porque los due√Īos quer√≠an dotar a la explotaci√≥n agr√≠cola de una casa adecuada a las necesidades funcionales de la finca y que estuviese acorde con su posici√≥n econ√≥mica y social.

No contamos con ning√ļn documento que verifique al arquitecto de Jotr√≥n, pero se baraja la idea que pudo ser Mart√≠n de Aldehuela, creador del Acueducto de San Telmo, y se le atribuye debido a que en el remate de la torre de contrapeso recuerda a la decoraci√≥n de las fuentes de Calle Los Cristos y de la desaparecida Fuente Olletas.

Fig. 3. Izquierda, remate de la torre de contrapeso del lagar de Jotr√≥n. Derecha, Fuente Olletas en M√°laga, Espa√Īa, actualmente desaparecida.

Jotrón tiene un tipo de construcción de origen muy antiguo, ya que se trata de una gran casa con un gran patio cerrado construido en todos sus frentes. Este tipo de construcciones se debe a las necesidades de defensa y de abrigo climatológico, es decir, estas casas con patio, daban a la vivienda unas condiciones óptimas para suavizar las altas temperaturas de verano, ya que deja varias zonas de aireación.

También son destacables la gran torre de viga y la fachada principal que tiene. Gracias a los restos que nos quedan de su fachada, podemos observar que tenía dos plantas. En la planta baja se encontraría la viga y la cocina, y en la parte alta estaría la residencia de la familia. 

En las tres zonas que quedan y que rodean el patio, se encontraban las otras dependencias y zonas de explotación como la capilla, dos grandes hornos (uno para el pan y otro para fabricar los ladrillos), cuadras, vaquerizas, bodega, molino, cebadero, tinaos, despensa, granero, etc. Se supone que en su entorno existió la casa del guarda.

El edificio está fabricado con los materiales típicos de la construcción de Los Montes. Mampostería para los muros, ladrillos en verdugadas, cadenas y jambas, y un mortero de barro pobre en cal, que sí aparece con mayor prodigalidad en enfoscados y enjalbegados. Las viguerías de forjados están realizadas en cuartones de madera, y de sus suelos y cubierta no quedan nada.

Informe JotronLagar de Jotron 2016-03-25 (9)
Fig. 4. Se puede apreciar el estilo de construcci√≥n de mamposteria tipica de las construcciones de los montes. Fotograf√≠a Eduardo Ortu√Īo.

Como se ha comentado, la torre de viga es destacable, por su gran dimensi√≥n, 14 metros de altura. Desde el punto de vista funcional es el elemento que convierte al edificio en un lagar, ya que sirve de apoyo a la viga de prensar la uva, y es la base de apoyo de sustento del lagar. Desde el punto de vista ornamental, era una torre que, adem√°s de por sus dimensiones, ¬†estaba rematada con elementos decorativos muy destacables, e incluso con pinturas aleg√≥ricas, lo cual resaltaba el poder de los due√Īos de dicha finca.

Otras de las zonas destacables del lagar es la alberca, la cual por sus formas lobuladas la convierte en un gran elemento decorativo. Se cree que tuvo uso para el ba√Īo y recreo, pero el uso fundamental fue seguro el de almacenar agua para el regad√≠o. Este es otro de los elementos en los que se establece la funcionalidad, el valor est√©tico y el s√≠mbolo de clase social, al igual que ocurre con la torre, las pinturas, la fachada, y todos los elementos que quedan y que no quedan, pero se suponen por sus restos, se encontraban expuestos.¬†

Nos encontramos en una √©poca donde la representaci√≥n del poder social era muy importante, y en estos lagares se intentaba transmitir tanto con las dimensiones, como con su est√©tica, decoraci√≥n, etc. En definitiva se intentaba representar el auge de su due√Īo.

Informe JotronLagar de Jotron 2016-03-25 (32)
Fig. 5. Alberca exterior del Lagar de Jotr√≥n. Fotograf√≠a Eduardo Ortu√Īo.

Decoración de Jotrón

Como hemos dicho antes, el Lagar de Jotrón contaba con una serie de pinturas murales tanto en la fachada principal como en la torre de contrapeso del lagar. No conocemos sus autores, pero sabemos que representan tres alegorías.

 

Informe Jotron 1alegoria jotron
Fig. 6. Alegoría rescatada del Lagar de Jotrón en 1996.

Aunque la simbolog√≠a de las figuras no es clara, se cree que hicieran referencia a la fertilidad, la riqueza y el comercio, y no a las estaciones del a√Īo como se ha pensado en algunas ocasiones. Se sabe que en la fachada principal hab√≠a dos alegor√≠as, enfrentadas, cada una a un lado de la entrada de acceso. Ambas pinturas estaban unidas por una guirnalda, la cual tambi√©n desapareci√≥ con el derrumbe del edificio.

En una de ellas, que ha desaparecido debido al estado del edificio, se apreciaba una joven vestida al modo cl√°sico pero con un gorro frigio y portaba un cesto con flores o fruta.

En la otra, la cual pudo ser rescatada y restaurada en el a√Īo 1996, se representa a una joven coloreada en tonos rojizos y sombreados, que viste una t√ļnica y que sostiene en su mano izquierda un c√°ntaro vertiendo agua, y con la mano derecha se recoge la t√ļnica. Su cabeza, tal y como podemos ver en la imagen (Figura 6), est√° girada a la derecha y lleva un peinado adornado con cintas.

La tercera pintura, que en el a√Īo 1996, se encontraba en un estado aceptable, representaba a un Mercurio con un caduceo, s√≠mbolo ligado al comercio y se cree que a la profesi√≥n de la familia Maury. Actualmente, no queda nada del Mercurio, y solo puede intuir el caduceo con las serpientes.

 

Informe Jotronalegoria jotron
Fig. 7. Estado de la tercera alegoría del Lagar de Jotrón.

Historia familiar

La familia Maury

Una de las familias propietarias de este edificio fueron los Maury, que como comerciantes fueron valorados, por los malague√Īos de la √©poca, como modelo de √©xito empresarial.

Juan Bautista Maury nace en 1740 en Oloron, Francia. Su trayectoria profesional comienza a los 12 a√Īos, cuando este joven inmigrante se establece en M√°laga como aprendiz de mercader de ropas. En 1774 se casa con Mar√≠a Ben√≠tez de Casta√Īeda, viuda de un mercader de vara.

Maury comenz√≥ a escalar puestos gracias al desarrollo econ√≥mico de aquellos a√Īos, hasta tal punto que en 1784 consigue ser promotor y socio fundador de la Compa√Ī√≠a de Caracas de M√°laga, y en 1791 ya ten√≠a su propia compa√Ī√≠a comercial ‚ÄúJuan Bautista Maury, hermanos y C√ćA‚ÄĚ.

Cuando consolida su situación económica y habiendo adoptado un status importante en los grupos nobles, decide establecer parte de sus beneficios en la compra de bienes raíces que rodearan y consolidarán su status, de este modo pondría a salvo parte de su economía ante los riesgos del comercio.

En cuanto a su familia, asoci√≥ a sus negocios a su hijastro Nicol√°s Mu√Īoz, y dot√≥ a su hijo, Juan Mar√≠a Maury, de conocimientos mercantiles envi√°ndolo a Londres para su formaci√≥n. A la par que le proporcion√≥ un importante aporte econ√≥mico para crear en Francia la asociaci√≥n ‚ÄúSaraille, Maury y C√≠a‚ÄĚ. Y a su hijo Jos√© Mar√≠a, lo encamin√≥ con la compra de un grado de teniente hacia la carrera militar.

Informe Jotron 1maury
Fig. 8. Retrato de Juan M¬ļ Maury. Fotograf√≠a www.todocolecci√≥n.net

En 1804 fallece Juan Bautista Maury, dejando una herencia de gran capital, importantes propiedades en la ciudad y el campo, y una gran posici√≥n social a sus hijos. Entre los bienes inmuebles, se contaba una f√°brica de licores y otra de jab√≥n y perfumes, adem√°s de varias fincas rusticas y urbanas. De las fincas r√ļsticas, hay que mencionar el Lagar de Jotr√≥n y una finca de regad√≠o en Torremolinos. De las urbanas destacar que eran 11 viviendas de nueva construcci√≥n, una casa de recreo, un solar y una vi√Īa.

En el testamento postmortem de Juan Bautista, es donde encontramos la descripci√≥n m√°s amplia de la finca, ya que es aqu√≠ donde se describe y contabiliza la construcci√≥n, el lagar, el huerto, los aperos, las barricas destinadas al vino, muebles, etc. Lo cual nos aporta datos importantes sobre el patrimonio mueble e inmueble de la burgues√≠a malague√Īa de finales del siglo XVIII. Lo m√°s valorado eran las tinajas de barro, las barricas de vino y la viga del lagar.

Durante la invasión Francesa de Málaga, los herederos de Maury, ceden su casa de la calle Alameda, para alojar a Don José Bonaparte en Marzo de 1811, lo cual nos transmite el poder de esta familia en Málaga en esos momentos.

Pero tras la Guerra de la Independencia, los bienes ra√≠ces de la familia son expropiados, ya que los descendientes de franceses se situaron en el punto de mira de la poblaci√≥n local. Su conocida casa de la Alameda, la finca junto al hospital de San L√°zaro y la finca de regad√≠o de Torremolinos, pasan a manos espa√Īolas, pero Jotr√≥n sigue siendo propiedad de la familia.

Otros datos de interés del Lagar de Jotrón

Se dice que este lagar ten√≠a la misma cantidad de puertas y ventanas como d√≠as tiene el a√Īo, y que en √©l trabajaban m√°s de 400 personas, lo cual representar√≠a la magnitud de este terreno. ¬†¬†¬†¬†

Jotron informe (4)
Fig. 9. Vista de la fachada interna del Lagar de Jotr√≥n desde el patio. Fotograf√≠a Eduardo Ortu√Īo.

Tambi√©n se cuenta que en la base de la monta√Īa, existi√≥ la Ermita de Jotr√≥n y un despoblado moz√°rabe mucho m√°s antiguo que esta historia.

La tradici√≥n oral nos deja an√©cdotas de Jotr√≥n como la de las grandes fiestas que duraban varios d√≠as. Con la procesi√≥n o romer√≠a, que iban acompa√Īados por los cantos de los verdiales, en los cuales se reun√≠an a los due√Īos de los lagares vecinos, y se recorr√≠an los principales carriles hasta llegar a la Ermita de Jotr√≥n, como finalizaci√≥n de un a√Īo de duro trabajo.

Seg√ļn se puede leer en la Revista J√°bega, en esas fiestas:

‚Äú‚Ķel due√Īo come en la misma mesa con todos sus jornaleros y se puede ver a su mujer pele√°ndose con los labriegos para meter la cuchara en la sopa. Por la tarde mientras pasa la copa que alegra, se pueden escuchar los comentarios sat√≠ricos de los chistosos sobre los defectos imaginarios o reales de unos y otros, y con igual libertad sobre los del se√Īor y su esposa, quienes lejos de ofenderse, les jalean sus dichos devolviendoles las bromas‚Ķ‚ÄĚ.

Fig. 10. Extracto de la revista J√°bega sobre la vida en el Lagar de Jotron.

Otra de las impresionantes caracter√≠sticas de Jotr√≥n es el jard√≠n que pose√≠a en aquella √©poca. En la finca, hay un √°rbol que debemos destacar ya que est√° catalogado por la Junta de Andaluc√≠a como √°rbol singular. Nos referimos a ¬ęEl Omb√ļ de Jotr√≥n¬Ľ.

Jotron informe (1)
Fig. 11. Omb√ļ de Jotr√≥n antes de la ca√≠da del rayo de 2010. Fotograf√≠a Montes de M√°laga en bici.

Del cual se cuenta que lo trajo un argentino, ya que es una especie originaria de aquel pa√≠s a la par que de Uruguay y Brasil. El √°rbol todav√≠a se puede observar en el lugar. Aunque en 2010, durante una tormenta, cay√≥ un rayo en el Omb√ļ, lo que produjo un importante corte en su tronco. Este tipo de √°rbol, junto con los granados, cipr√©s, casta√Īos, albaricoques, etc. formaban el jard√≠n del Cortijo.

Jotron informe (3)
Fig. 12. Ombu de Jotr√≥n tras la ca√≠da del rayo en 2016. Fotograf√≠a Eduardo Ortu√Īo.

La historia de "La cruz de hierro de Jotrón"

Otra curiosidad importante a destacar es el suceso que Narciso D√≠az de Escobar recogi√≥ en el diario ¬ęEl Telegrama del RIF¬Ľ el 25 de agosto de 1922. Aqu√≠ se detalla los sucesos que se dieron lugar a la colocaci√≥n de una cruz de hierro en el Partido de Jotr√≥n, durante una Fiesta de Verdiales.

En dicho diario se puede leer que una vez paseando, Narciso Díaz y Blas Postigo vieron una cruz de hierro clavada en una roca. A lo que Blas, vecino de la zona, le comentó la historia que albergaba esa cruz, ya que él fue testigo. La cruz recordaba un hecho de sangre y celos.

Blas nos narra lo siguiente:

¬ęNo crea ust√©, se√Īorito, que esa cruz est√° en ese lugar por que s√≠. Recuerda un hecho de sangre y celos.Es larguillo de contar, pero le prometo refer√≠rselo to√≠to entero, cuando estemos en el lugar. Han pasado muchos a√Īos, pero lo tengo fresquito en la memoria. Fu√≠ testigo del lance y uno de los que declar√≥ ante el Juez cuando vino en busca de averiguaciones.

 

Hace a√Īos exist√≠a en este part√≠o y en el de los Verdiales una costumbre muy rara. Cuando llegaba el sorteo de quintos y √©stos eran llamados pa cargar con el chopo y el fusil, se celebraba una fiesta por to√≥ lo alto. Las guitarras y los platillos no cesaban un momento, se ajuntaban mejores cantaores y cantaoras de estos lugares, se vaciaban las cubas de las boegas y no cesaba el alboroto hasta por la ma√Īana.

 

Viejos y j√≥venes, mujeres y hombres asist√≠an a la juerga y se consideraba ofensa el que se faltase a ella, como no hubiese un motivo muy justificao. Pero lo principal del caso era que antes del partir , el mozo que hubiese sacao el n√ļmero m√°s bajo, ten√≠a el derecho de dar un beso a la campesina soltera, que eligiese.

 

 

Era un derecho al que naide pod√≠a oponerse y las campesinas lo miraban como un deber, que no hab√≠a medio de escusar. En lo antiguo se form√≥ la costumbre y hab√≠a que respetarla. Lleg√≥ la guerra civil, cuando muri√≥ el rey Fernando VII y vino al trono la ni√Īa, como todos llamaban a Do√Īa Isabel II.

 

Hubo una quinta extraordinaria y a estos partíos de Jotrón y Verdiales le correspondieron dar ocho sordaos. En verdad que toitos eran mozos de corazón, que no sintieron ni miar al tener que marchar a defender la patria y la Constitución.

 

Se organiz√≥ la fiesta de costumbre, a la que asisti√≥ y presidi√≥ un sargento del Provincial de M√°laga, encargao de recoger los reclutas. Se fij√≥ sitio, que se engalanar√≠a con mantones y pa√Īuelos, colchas y s√°banas y vinieron tocaores de guitarras notables y cantaores dirnos de oirse, que entonces los hab√≠a de buten en estos caser√≠os.

 

All√≠ estaba, en primer t√©rmino, Rosita la del lagar del Confitero. ¬°Me parece que la estoy viendo! Era una jembra de cuerpo entero. Gastaba unos ojazos negros que eran dos faroles alumbrando; un boquita peque√Īa y encarn√° como las flores de los granaos y un cuerpo, que, ni jecho por un tornero, saldr√≠a mejor.

 

Era novia de Joseillo el de los Pintaos, uno de los quintos, y se dec√≠a que estaban, loquita ella por √©l y √©l por ella.¬†Rosa ten√≠a muchos pretendientes que envidiaban la suerte de Joseillo, pero entre ellos el m√°s enamorao era Anto√Īete el del Olivar del Cura, un¬†barbi√°n¬†de mucho temple, pero de mala intenci√≥n.

 

Llegó la hora de la fiesta. Se bailó, se cantó, ser rió y se quedaron limpias las bandejas de roscos que había preparás. Hay que confesar que el vino corrió más de lo que debía correr y  el que menos se puso pintón.

 

Yo jablo por esperiencia.¬†Empezaba a clarear cuando la fiesta termin√≥, pues los muchachos ten√≠an que salir con el sargento, para estar en el cuartel de la baj√° del Mundo Nuevo, trempano.¬†Durante toa la noche no se hab√≠a separao Joseillo de su novia, y bien pudo ver c√≥mo Anto√Īete no le quitaba los ojos de encima. ¬°Aquello era una provocaci√≥n segu√≠a! Pero oy√≥ los consejos de Rosa y se resirn√≥ a callar.

 

 

Fiel a la costumbre, el más viejo de toiticos los presentes se adelantó, y en voz mu alta dijo:

 

‚Äď Chicos: en nombre de vuestros padres os bendigo deseo g√ľena suerte. Defended a nuestra Reina, que Dios guarde y morir veinte veces antes que ser cobarde una. Ahora el que tuvo el n√ļmero m√°s bajo, tiene derecho a besar a la mocita que escoja, como desped√≠a de t√≥os. Esa suerte le ha correspond√≠o a Anto√Īete.

 

Rosa se puso del color de la amapola. Joseito se arrim√≥ m√°s a ella, como queriendo defenderla con su cuerpo, como si estuviese seguro de que ella iba a ser la escog√≠a entre toas las muchachas que all√≠ se reun√≠an.¬†Anto√Īete avanz√≥ dos pasos; sus ojos se fijaron en la novia de Joseillo, abarc√°ndola en una mir√° llena de apetitos, de orgullo, de lujuria, de mala intenci√≥n.

 

Para Joseillo, no pas√≥ desapercibido, y con artit√ļ resuerta, avanz√≥ al centro del grupo que se iba formando, sac√≥ un cuchillo de la faja y grit√≥ a sus compa√Īeros:

 

‚Äď El que intente besar a esa jembra, que se desp√≠a der mundo.

 

Anto√Īete sonr√≠o de manera infernal. Di√≥ un salto, burlando a Joseillo, y mientras sus brazos estrechaban el cuerpo de Rosa, procuraba poner sus labios en aquella boquita peque√Īa, que con violencia le rehusaba.

 

Toito fue cosa de un momento; Joseillo clav√≥ el arma en la espalda de Anto√Īete, y √©ste se desplom√≥ como jer√≠o por un rayo, exclamando:

 

‚Äď ¬°Me ha matao!

 

El cuchillo le hab√≠a part√≠o el coraz√≥n.¬†Ya sabe ust√©, se√Īorito, el por qu√© hay una cruz de hierro en aquel lugar, en el mesmo sitio donde cay√≥ el cuerpo de Anto√Īete.

 

La peligrosa costumbre, que dió motivo al suceso, desapareció desde entonces, pero entovía los viejos de Jotrón la contamos a los mozos, cuando éstos marchan a servir al Rey.

Fig. 13. Testimonio de Blas Postigo narrado para la revista J√°bega.

Este suceso se cuenta que ocurrió tras la muerte de Fernando VII que fue en 1833; la guerra civil que se inicia (I Guerra Carlista) duró hasta 1840. Durante este periodo 1833-1840 debió suceder este acontecimiento. Hay información sobre una quinta extraordinaria que aprobó el Congreso en 1838.

Fig. 14. Testimonio original de Blas Postigo narrado para la revista J√°bega.

Jotron es un lugar olvidado de la historia de Málaga, oculto en los montes que un día fueron el motor de la economía de nuestra ciudad. Tras estos escombros que hoy quedan, la historia permanece para quien quiera aprender de su pasado.

Informe Jotron 1Lagar de Jotron 2016-03-25 (13)
Fig. 14. Cartel que todav√≠a se puede observar en la fachada del Lagar de Jotron. Fotograf√≠a Eduardo Ortu√Īo.

Referencias

-Arquitectura de Jotron:

http://www.juntadeandalucia.es/educacion/vscripts/wbi/w/rec/3438.pdf

https://www.laopiniondemalaga.es/opinion/2016/01/10/caminos-jotron/820533.html

https://lagaresycortijos.wordpress.com/2015/03/02/la-alegoria-perdida-de-jotron/

-Historia de la familia Maury:

https://sites.google.com/site/montesdemalagaenbici/inicio/historia/cortijo-de-jotron

Villar García, Mª. B. El lagar de Jotrón, testimonio simbólico de la movilidad social de un comerciante francés instalado en la Málaga del XVIII.

-Historia de la ¬ęCruz de Hierro de Jotron¬Ľ:

https://violinsantacatalina.wordpress.com/2013/05/18/siglo-xix-la-cruz-de-hierro-de-jotron/

¬ŅY t√ļ qu√© opinas?

No se mostrar√° el email de manera publica.